jueves, 18 de junio de 2009

Entrevista con Javier Ruescas





¡Que lujo! Javier Ruescas nos ha concedido una entrevista genial. Para quienes no lo conocen, Javier es un joven español, muy compenetrado con Internet y la creación de páginas webs (tiene una revista literaria, El templo de las mil puertas, y coordina su tiempo con la primera página de Crepúsculo en español, Crepúsculo-es).
Nació el 14 de diciembre de 1987 en Madrid, y a los 11 comenzó a escribir. Un libro importante en su vida fue Peter Pan, a quien le dedicó una página web que ya no está en línea.
Desde la revista de la que es reportero y editor ha entrevistado a escritores de la talla de Laura Gallego, Marianne Curley o Ridley Pearson. Entre sus libros favoritos podemos encontrar La Resistencia de Laura Gallego, Crepúsculo de Meyer, La guerra delas Brujas de Maite Carranza, entre una larga lista.
Compagina sus estudios de Periodismo y Comunicación Audiovisual con la escritura de sus novelas. La editorial Versátil publicó en marzo de 2009 su primera novela, Cuentos de Bereth, que es el inicio de una trilogía fantástica juvenil. Actualmente trabaja en las siguientes partes de esta obra, pero a su vez transcendió un trabajo con la editorial Alfaguara que se publicará en 2010: como no podía ser de otro modo, pedimos adelantos de este proyecto.
Muchisimas gracias a Javier por esta entrevista, esperamos que tenga un gran éxito con sus proyectos y en la vida, y esperaremos que se repita jaja...Recordamos que Ruescas tiene página web propia, que es muy interesante.
Gracias, y aquí están las preguntas:



Joaquín Pérez Iturralde - Es de público conocimiento que estás muy vinculado con Internet y la creación de páginas webs. ¿Cuánto influyen las nuevas tecnologías en la difusión de las novedades literarias? ¿Qué opinas de estos tipos de blogs? ¿Crees que Internet haya ayudado para lograr el éxito que es tu primer libro, Cuentos de Bereth?

Javier Ruescas - Actualmente, mucho. Pero no tanto como debería. Las editoriales están comenzando ahora a descubrir este nuevo medio de comunicación que es intenrnet, en el cual los jóvenes de hoy en día navegan con absoluto conocimiento. Estoy seguro de que, de aquí a unos años, el modo de difundir las obras literarias (al menos las juveniles) por Internet, habrá evolucionado muchísimo en todos los aspectos.

Sin duda Internet ha ayudado mucho a que Bereth sea conocido. Ten en cuenta que es un libro nuevo de un autor novel que salió con una editorial recién creada. Si no hubiera sido con ayuda de Internet, el libro se habría perdido entre las cientos de novedades que salen semanalmente. Aunque, claro está, sin un trabajo en el punto de venta, en los medios de comunicación convencionales y en las presentaciones, no habría llegado a donde ha llegado tan pronto.

Joaquín Pérez Iturralde - La pregunta típica del blog: ¿Por qué leer y por qué escribir un libro?

Javier Ruescas - Leer es necesario para crecer como persona, para aprender, para abrir la mente, para descubrir nuevos mundos, nuevas formas de pensar. Leer es un modo de viajar, pero también de dar un paso hacia otras culturas. Consigue desarrollar tu imaginación y te hace disfrutar. ¿Qué más se puede pedir?

En cuanto a escribir, yo lo veo como una necesidad. Es bueno conseguir plasmar los sentimientos y los pensamientos de algún modo. Existen más formas de hacerlo: a través de la pintura, de la música, del teatro… Escribir es sólo una más, pero es mi favorita, jeje. Además, escribiendo aprendes a estructurar, a focalizar ideas, a transmitirlas con claridad… cosas que luego puedes aplicar a muchos otros aspectos de tu vida diaria.

Joaquín Pérez Iturralde - ¿Cómo ves el estudio de la literatura es las escuelas de tu país? ¿Debe ser obligatorio leer tal o cual libro?

Javier Ruescas - Es importante que se obligue a los jóvenes a leer desde pequeños, ya sea en las escuelas, ya sea en casa. Pero creo que tener que leerte clásicos como El Quijote a los doce, no hace más que conseguir que el adolescente no vuelva a coger un libro en la vida. Creo que lo primero y más importante es lograr que se aficionen a la lectura (ya sea con unos libros o con otros). Más adelante tendrán tiempo de disfrutar con los clásicos.

Joaquín Pérez Iturralde - ¡Nos enteramos de tu proyecto con Alfaguara! Intuimos que no quieres adelantar nada, pero… ¿Nos dirías a qué género literario pertenece? ¿Es fantasía? ¿Cuán diferente es a Cuentos de Bereth en su temática?

Javier Ruescas - El género es juvenil, como Cuentos de Bereth, pero la historia es muy diferente y mucho más oscura. Es una fantasía que se desarrolla en un futuro en el cual la concepción de la vida humana ha cambiado por completo y en la que existen unos seres capaces de hacer algo tan extraordinario como aterrador… No puedo deciros más, jeje.

Joaquín Pérez Iturralde - ¿Cómo coordinas a las tareas de escritor con las de administrador de Crepúsculo-es.com y como miembro del staff del Templo de las Mil Puertas? Suena difícil.

Javier Ruescas - A veces sí que lo es, pero por suerte en el Templo somos muchos los que trabajamos, por lo que no todo el peso recae sobre mí (sino, no saldría ni un número, jeje). En cuanto a Crepúsculo-es, no sería lo mismo sin las chicas que me ayudan en el foro y en la sección de noticias y a las que doy las gracias desde aquí. En cuanto a escribir, busco huecos entre la universidad, el trabajo y mis labores en Internet. Por las noches, los findes…

Joaquín Pérez Iturralde - El Templo de las Mil Puertas es una excelente revista de literatura juvenil, ¿a qué se debe su éxito? ¿Con qué nos encontraremos en la siguiente edición?

Javier Ruescas - Su éxito se debe principalmente a la necesidad imperiosa que sentían los jóvenes de dar con una revista hecha para ellos sobre literatura juvenil. Hasta entonces, sólo había habido revistas en las que se hablaban de estos libros, pero que iban dirigidas a los adultos. Con el Templo, eso ha cambiado.

En el siguiente número podréis encontraros con un reportaje sobre distopías, muchas reseñas, entrevistas a autores que están muy de moda últimamente… de todo un poco, como siempre.

Joaquín Pérez Iturralde - Siempre se supone que una persona no puede vivir de la literatura, ¿qué le aconsejarías a una persona que sueña con ser escritor, pero choca con la realidad complicada que tenemos? ¿Cómo decidiste ser escritor?

Javier Ruescas - Yo le aconsejaría no agobiarse y que siempre escribiese por el disfrute que supone, no por publicar y ganar dinero. Creo que si uno comienza a obsesionarse con el dinero, con vender, con publicar, se pierde el rumbo. También le diría que tuviera paciencia, que todo llega y que no se rinda. Y que cada vez que termine un libro, lo envíe a todas las editoriales que pueda y comience con otro, así, sin parar ni perder la constancia.
Un día me di cuenta de que tenía una historia que contar y que me gustaría que quien quisiera la pudiera leer. Así pues, me puse a escribir y cuando terminé mi primer libro, lo envié a las editoriales. Todas me dijeron que no, pero yo no me rendí y seguí escribiendo hasta que topé con Versátil y me publicó Cuentos de Bereth.


Joaquín Pérez Iturralde - En la biografía de tu blog decís “salir con mis amigos siempre que puedo”. ¿Has tenido que relegar o sacrificar algunos gustos personales para dedicarte de lleno al trabajo del escritor? ¿Demanda mucho tiempo o es compatible con otras actividades?

Javier Ruescas - No es incompatible con otras actividades, siempre que uno se organice. Yo no he dejado de salir con mis amigos más que en ocasiones puntales en las que tenía que terminar una edición o un capítulo importante. Lo que sí que es cierto es que demanda más tiempo del que parece. Si sólo consistiera en teclear sobre el ordenador las palabras, sería cuestión de días, pero la creación de un libro lleva meses y años de trabajo, de pensar la historia, de imaginar a los personajes, de descubrir sus pasados, de visualizar el mundo en el que se va a desarrollar… Pero, al final, todo eso merece mucho la pena.

miércoles, 17 de junio de 2009

Conoce el Templo de las Mil Puertas

Para los que no lo conocen, El templo de las mil puertas es una revista literaria para jóvenes, ¡altamente recomendable! Única versión online, sale una nueva cada dos meses y su equipo está compuesto por varios pares de jóvenes. Entre ellos, el ya consagrado escritor juvenil Javier Ruescas y Cronista de Salem, seguidor de Harry Potter, con respecto a lo cual está por lanzar un libro y de de Laura Gallego.
Las ediciones son muy interesantes, y sus secciones diversas: Podemos encontrar noticias recientes (como presentaciones de autores en librerías de varios países), crónicas de eventos (como las Ferias del Libro de los distintos lugares), entrevistas a autores famosísimos (como Laura Gallego, Maite Carranza, entre otros de renombre), críticas literarias de parte de los editores y de los lectores, debates (como el papel de las bibliotecas, si los adultos leen, y ese tipo de cuestiones), entre muchas, muchas cosas.
Tenemos diferentes secciones muy interesantes, entre las que se encuentran el análisis de géneros, recorridos en el tiempo de tal o cual temática, estudios de alguna criatura fantástica que aparece en diferentes publicaciones, etc.
Se han arriesgado en hacer un excelente trabajo para aquellas personas que quieran escribir un libro, contando las diferentes formas de intentar que se publique, así como los concursos literarios, además de mostrar experiencias de distintos autores.
Es muy importante este proyecto que ya acumula muchas ediciones, y con ellas los catálogos de novedades literarias. Esperamos tener la oportunidad de entrevistar a alguno de sus editores para saber más de la revista, ya que su aporte a la expansión de la literatura y de la lectura en lo jóvenes es muy grande y significativo; quizás sea por el formato tan atractivo y los diseños con los que cuenta, o quizás por las estupendas notas que salen y la participación de los lectores. En cualquier caso, la revista es genial, es un medio de encuentro entre los amantes de los libros de todo el mundo y genera una participación de los lectores que impacta. Felicidades por lograrlo, y esperamos a que la próxima puerta se abra, lo cual es este mes, o sea…¡Muy pronto! ¡Estén atentos!

lunes, 15 de junio de 2009

Preguntas con Laura Gallego!

Hola! Es hora de empezar con nuestas noticias literarias, pero en este caso serán una serie de preguntas que la reconocida escritora española Laura Gallego me ha contestado en los foros de su web y en una conferencia armada por RTVE.es.
Laura tiene exitos en ventas. Su primera novela fue Finis Mundi, ganadora del Premio Barco de Vapor, de la editorial SM. Luego vinieron éxitos crecientes con Cronicas de la Torre, y la trilogía fantástica y altamente recomendable Memorias de Idhún, que ha vendido algo de medio millon de ejemplares. Sus novelas más recientes son La Emperatriz de los etéreos y Dos velas para el diablo. Actualmente la escritora está trabajando en una serie de libros, Sara y las goleadoras, que sale de su género habitual, demostrando que es capaz de escribir varios géneros sin que su calidad disminuya. Para todos los seguidores de Laura, aquí están las preguntas:

Joaquín Pérez Iturralde - ¿El tiempo en que tardas en escribir una historia es el que determina su calidad? Quiero decir, como dijiste que Mandrágora era quizás el que menos te gustaba, y que pude que sea porque no tuviste mucho tiempo para concebirlo. Coincido con vos, Mandrágora es un lindo libro, pero se nota que no está tan armado como los demás y tiene cosas algo sueltas o que parecen impuestas, fuera de la corriente de libro. ¿Puede ser que cuando tardas mucho en planear la historia y en escribirla sale mejor y a la gente le atrae más, como Memorias de Idhún?

Laura Gallego - Yo sí creo que la planificación es algo importante. No tanto el tiempo que tardas en redactar una historia, sino el que tardas en madurarla. También es verdad que hay libros que necesitan más planificación que otros. Creo que tengo buenas novelas que no necesitaron tanto tiempo de planificación como Memorias de Idhún, y aun así considero que son buenas. Lo que pasó con Mandrágora es que habría necesitado un poco más de maduración. Quizá no tanto como Memorias de Idhún, pero sí un poquito más.

Joaquín Pérez Iturralde -¿Por qué escribir y por qué leer un libro?



Laura Gallego -¿Por qué leer? Porque te permite viajar a cualquier parte sin moverte de tu casa, porque puedes explorar otros mundos, conocer a muchos personajes, vivir historias apasionantes... y ¿por qué escribir? Pues porque escribir es todo lo anterior, pero además personalizando la historia; escribir es experimentar exactamente la historia que querías vivir. Es como leer, pero a la carta, eligiendo tú no sólamente el menú, sino también los ingredientes. Es crear una historia a tu medida. Pero también implica que hay menos sorpresas porque ya sabes lo que va a pasar; por eso todos los escritores siguen leyendo historias de otras personas.

Joaquín Pérez Iturralde - Imagina que no tienes problemas de dinero para hacerlas, que tienes todo el tiempo del mundo, ¿Cuáles son las asignaturas pendientes?

Laura Gallego - Profesionalmente, ninguna en realidad, aunque me gustaría que mis libros pudiesen estar disponibles en América Latina y en el mercado anglosajón, aunque eso ya no depende de mí. En lo personal, sí tengo alguna cosa pendiente, pero todo llegará :-)


Joaquín Pérez Iturralde- ¿Qué esperas de un lector y qué de un escritor? Esta pregunta nace a raíz de los comentarios sobre la Feria del Libro de Madrid (no lo sabía porque hace menos de dos años que te sigo y no estaba al corriente), me interesó saber qué es lo que esperan los autores de sus lectores y qué esperáis de un autor a tu gusto. ¿Alguna vez te ha defraudado algún escritor en su firma de libros? ¿Qué escritores has seguido con pasión? (¡Además de a Ende!).

Laura Gallego - En realidad, lo único que espero de mis lectores es que disfruten con mis libros, no hay más. De hecho no hay ninguna necesidad de que un autor mantenga con sus lectores más relación que la que se establece cuando leemos un libro. Sin embargo, y ya que sé que a mucha gente le hace ilusión conocerme, intento estar más o menos disponible en la medida de mis posibilidades. A cambio de esto último, lo único que pido es que la gente tenga en cuenta que no soy ninguna superwoman; que tengo cerca de cincuenta mil lectores habituales, aproximadamente, y que yo soy una sola persona y por tanto no puedo atender a todo el mundo uno por uno, aunque me gustaría. Que no piensen en mí como una persona "famosa" sino como una profesional que trata de hacer su trabajo lo mejor que sabe. Y, sobre todo, cuando asisten a un evento, dos cositas: una, un poco de respeto: sigo siendo una persona y no una máquina de estampar firmas ni una esclava obligada a contentar a todo el mundo y a atender a las mínimas peticiones de cientos de personas (y si no lo hago, claro, "es que se le ha subido la fama a la cabeza" ); lo haré lo mejor que pueda de acuerdo con el tiempo disponible, que no suele ser ilimitado. Y dos, un poco de paciencia, porque suele ser mucha gente la que asiste a estos eventos, y yo sigo siendo sólo una (pero el día que consiga clonarme dominaré el mundo, mwajajaja ). Como veis, no espero grandes gestos, y sin embargo por un lado me encuentro con gente que no cumple ese mínimo de educación y respeto y, por otro, con personas que, por el contrario, se esfuerzan muchísimo por demostrarme su admiración, cosa que agradezco y valoro porque es muy bonito veros tan ilusionados (y, además, ¡por una autora de libros! ¡Para que luego digan que los adolescentes no leen!!). Sin embargo, y pese a la ilusión que me hacen estos pequeños grandes gestos, intento mantener un poco las distancias; los lectores crecen y cambian, y cuando pasan los años muchos dejan de leerme, cosa totalmente natural. Por otra parte, he tenido malas experiencias por implicarme demasiado. La gente suele pensar que soy de piedra o que no tengo corazón, o que si me dan una bofetada no la sentiré. Algunos lectores pasan con el tiempo de la admiración fan al desprecio o al odio acérrimo, incluso. He pasado por experiencias de este tipo, de modo que, como nunca sabes de dónde puede venirte la puñalada, intento disfrutar de los buenos momentos pero seguir centrada en lo mío, que es escribir. En cuanto a autores, además de a Ende, de (más) joven tuve mi "fase Tolkien" y luego descubrí a Margaret Weis, y después, a Joan Manuel Gisbert; pero me sucedía lo mismo que ahora, y es que leía (y leo) tanto que un solo autor no me basta, así que iba pasando de un autor a otro y siempre andaba buscando nuevos libros interesantes para leer. De todos modos, antes no era como ahora. Los autores no estaban tan disponibles. No teníamos internet y por tanto no podíamos seguir su trayectora a través de una página web. Yo jamás tuve la oportunidad de encontrame cara a cara con mis autores favoritos, y la primera vez fue a los 22 años, cuando conocí a Joan Manuel Gisbert en la entrega de los premios Barco de Vapor del año 2001. Y para entonces yo era ya también escritora profesional, así que lo saludé como colega además de como fan (aunque no se pudo escapar de la firma y de la foto; de todos modos, aunque tenía montones de libros suyos en casa, sólo le llevé mi favorito, conste ). En realidad crecí pensando que los escritores eran personas inalcanzables a las que nunca conocería, de modo que lo que esperaba de ellos era poder encontrar un nuevo libro suyo cada vez que visitaba una librería. Así, quizá, aprendí a no mezclar lo personal con lo profesional; aprendí que lo que me gustaba de ellos eran sus libros, y que eso no tenía nada que ver con cómo eran como personas. Aún hoy me hace ilusión conocer a los autores de los libros que leo, pero los sigo como lectora y no tanto como fan; no me interesa tanto saber cómo son, qué piensan o qué hacen en su tiempo libre como leer algo nuevo de ellos. Me refiero a que me pueden gustar mucho las obras de un autor y al mismo tiempo no gustarme él nada como persona, y viceversa. Pero sé separar ambas cosas. Imagino que se debe al hecho de que me lee mucha gente joven, pero en el caso de mis lectores, muchos no se conforman únicamente con leer mis libros; quieren conocerme a mí no sólo como profesional, sino también como persona. Y a medida que pasan los años y aumenta mi número de lectores, me resulta más y más difícil responder a esas expectativas, por una simple cuestión de número: sois miles, y yo sigo siendo sólo una. Así que, como decía antes, no espero grandes gestos ni grandes manifestaciones de admiración, no es necesario; pero en el fondo de todo esto volvemos a lo mismo: el primer contacto que tuvimos fue a través de un libro. Y eso es mucho más valioso de lo que tendemos a creer. Por tanto, lo único que deseo es que la gente disfrute con mis libros, que pase una buena experiencia. Todo lo demás es secundario. Pero si se da la circunstancia de que nos encontramos en un evento, pido respeto, paciencia y un poco de compasión: sigo siendo humana y hay un límite para todo el mundo, incluso para el autor más entregado.