martes, 9 de febrero de 2010

Chau Bloqueos, dejemos de ponernos trabas para escribir.

El blog está tomando otra perspectiva, y quizás tenga que ver con mis ambiciones de publicar una novela. Quizás sea porque me gusta pensar como autor y dejar de ser lector.


En esta humilde entrada quería contarles sobre los bloqueos y el miedo a la página en blanco. Alguno de los postulados que desarrollo son producto de las sugerencias de Andrea Chapela en su blog, en la noticia titulada “Los bloqueos de mi vida”, en los que cuenta las veces que se vio trabada y que la inspiración parecía haberse fugado, desesperadamente, para siempre.

En dicha publicación dice cosas muy sugerentes, y de universalidad literaria como “La sola idea de sentarme a escribir me causaba frustración y malestar. Nunca en mi vida había inventado tantas excusas para no escribir”. Ese malestar lo conocemos muchos, cuando nos enfrentamos a la página en blanco, y nos desesperamos porque tenemos una súper idea en mente pero no tenemos la capacidad o la inspiración necesarias para llevarlas al papel, para hacerla realidad.

Pero esta “página en blanco” a veces no es justamente una página en blanco, ¡confieso haber tenido miedo a terminar un capítulo!

Cuando los escritores dividimos una novela en dos partes creamos la posibilidad de tener ese miedo a terminar una de esas partes sin saber cómo hacerla segunda. Esa duda muy temida en la que no tenemos la certeza de estar capacitados para afrontar la segunda parte, y el temor inmenso de que toda nuestra dedicación y esfuerzo queden en la nada misma.

En mi caso tengo una estrategia para salir de esos bloqueos, aunque a veces esa salida no sea automática, me ha dado resultados positivos últimamente. La idea que propongo es ser consciente de cuál es nuestro miedo y tratar de remediarlo antes de volver a escribir. Yo tenía ese miedo que antes les nombré, el de terminar la 2° parte decisiva en la novela. Entonces lo que hice fue planificar mucho la parte culminante, y cuando tuve casi lista la trama mental y esquemáticamente pude volver a escribir y hoy fluye como agua de río.

Espero que les sirvan mis opiniones y mi propuesta de enfrentar esos miedos buscando sus causas.

2 comentarios:

Vane_19_26 dijo...

¿Alguna vez te ha pasado que sabes lo que quieres escribir y lo escribes mil veces para borrarlo después porque no te gusta cómo lo has expresado? Porque eso es lo que me pasa a mi y, francamente, frustra. Aunque no escribo una novela como tal, lo que escribo es sólo para mi pero me gusta que quede bien y expresar las cosas como las pienso/siento. ¿Hay algún remedio para eso?
Por otra parte, acabé de escribir un "fic" y me dio tantísima pena como había dejado a los personajes que sentí la necesidad de empezar una segunda parte para la que tengo mil ideas y no tengo tiempo de pararme a escribirlas y, cuando lo tengo, la mitad de las ideas se han volatilizado, a parte de lo que he comentado antes...
Un saludo.

Joaquín Pérez Iturralde dijo...

Hola, espero que te encuentres bien. Debo decirte que no soy consejero ni la entrada tenía ese fin, solo contar mi parte. Pero es muy interesante lo que dices, y quería contarte que mi novela la tuve que reescribir cuando llevaba 3 páginas. estaba contada en primera persona, y me di cuenta de que era mejor escribirla en tercera persona del singular, entonces tuve que volver a formular todo. Es algo que pasa, y que si sientes incomodidad con lo que estpa escrito tienes que dejarte llevar por tus instintos.