sábado, 6 de febrero de 2010

¡Entrevista con Andrea Chapela!

¡¡Por fin tenemos la entrevista con la autora mexicana Andrea Chapela!! Autora de la saga fantástica Vâudïz editada por Pack. Quiero agradecer profundamente a Andrea por sus respuesta son complejas y geniales, y le deseamos mucha suerte con Vâudïz, sus futuras novelas y su nuevo blog. Aquí está la entrevista:

Joaquín Pérez Iturralde- Como si de una utopía habláramos, una joven de tan solo 19 está publicando hoy en día en una gran editorial como lo es Urano. ¿Cómo es que logras publicar La Heredera en Pack, la línea juvenil de Urano?


Andrea Chapela- En realidad, la publicación fue pura casualidad. Cuando terminé La heredera no quería publicarlo, tenía 15 años y quería escribir el resto de las partes antes de si quiera preguntarme cómo se publicaba. Entonces, un día en una comida conocí a un amigo de mis padres que se interesó por mi libro y yo, extremadamente feliz, le platiqué todo lo que pude.

Semanas después este amigo fue a otra comida donde estaba el mejor amigo de su hijo y su esposa. Ambos trabajan para Urano, él es el jefe de Urano México y ella la editora. Le platicaron al amigo de mis padres que Urano iba a abrir un sello para jóvenes, Puck, y que estaban interesados en encontrar autores jóvenes para jóvenes y, además, mexicanos. Días después recibí una llamada donde mis tíos me preguntaron si estaba bien que le dieran la copia del libro que tenían este amigo para que el se la diera a una editorial. Yo, por supuesto, dije que sí.

Todo lo demás es mucha, mucha espera. Pasaron dos años antes de que yo firmara el contrato. Ocho meses después de haber entregado el libro, corregí por mi cuenta cuando me dijeron que lo querían, pero que estaba “verde” y volví a enviarlo. Seis meses después por fin lo dictaminaron y me dijeron que no lo querían. Lo cual me dolió mucho, pero decidí no pensar en publicar y seguir escribiendo la segunda parte. Tenía 17, mucho tiempo para escribir otras cosas y volverlo a intentar. Entonces tres meses después de la negativa, recibí otra llamada. Urano había cambiado de parecer y quería el libro. Es más, quería que yo firmara un contrato no sólo por el primero, sino también por las tres partes que le seguían.

Fue un proceso largo y, en realidad, tuve la suerte de que a la editora en México le gustara mucho mi libro. Ella fue quien presionó al jefe de editores español para que leyera el libro personalmente porque no estaba de acuerdo con el primer dictamen. Así que supongo que más que todo tuve mucha suerte.
Joaquín Pérez Iturralde- ¿Cuánto tiempo tomó escribir la novela La Heredera? ¿Tenías todo en mente a la hora de escribir o solo dejas que todo se vaya acomodando conforme escribes?

Andrea Chapela - La heredera fue un libro que se escribió muy rápido. Digo “se escribió” porque a veces me cuesta trabajo pensar que fui yo quien lo hizo porque cuando lo recuerdo sólo puedo pensar que fue algo fácil de hacer. Lo escribí en vacaciones de verano. Cuando salí del colegio tenía los primeros 6 capítulos, unas semanas antes de volver a entrar tenía un libro de más de 200 páginas que mis amigos me hacían el favor de leer. Así que La heredera debe haberme tomado menos de tres meses.

Antes de eso, durante semana santa, cuando yo ya había decidido que quería escribir una saga de fantasía y justo antes de que terminara mi último fanfic planée todo lo que sucedería en Vâudïz. Al principio, quería que fuera una trilogía porque tenía esta idea fija de que si uno iba a escirbir fantasía debía hacerlo en trilogías (idea que me doy cuenta ahora era algo absurda). Cuando estaba a la mitad del primer libro decidí dividirlo en dos formando así una tetralogía.

Los planes que hice antes de escribir La heredera han cambiado mucho en los años que llevo escribiendo la serie. Aun cuando buena parte de la historia permanece igual, los personajes se volvieron más ambiguos y las situaciones cambiaron con forme yo también crecí.

Me gusta planear las cosas desde el principio, sobretodo porque me gusta en mis libros dejar pistas al lector para que tenga la oportunidad de adiviar los misterios junto o antes que los personajes, así que pequeñis detalles al principio de un libro, pueden volverse muy importantes más tarde. Sin embago, siempre trato de dejar espacios para cuando, de repente, llega la inspiración.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Cómo es que una joven de 15 años pasa de escribir fan fics o relatos para internet a llegar a la elaboración de una tetralogía que sería publicada en países como España, México, Argentina, Chile, Venezuela, Estados Unidos y Uruguay?

Andrea Chapela - La respuesta más sencilla a esa pregunta es: por un reto. Mi mejor amigo, que solía oír pacientemente todo lo que yo tuviera que decir sobre mis fanfics (y que estaba en desacuerdo de que yo los escribiera), cuando iba a terminar un fanfic que me tomó más de un año escribir me dijo que debía escribir algo mío. Después de mucha discusión decidí que tenía razón y me puse a planear mi trilogía.

Fue una transición fácil, tan fácil como fue la transisión de leer a escribir. Se me ocurrió una idea y por primera vez, estaba lista para realizarla. Además conte con mucho apoyo. Desde el principio la saga estaba hecha para que la leyeran mis amigos y mientras escribía pensaba en las caras que harían, las cosas que dirían al leer. Eso me emocionaba y me hacía seguir. Quería escribir algo que pudiera compartir con ellos y, de hecho, muchos de mis amigos influyeron en el libro y me ayudaron con la trama. Estaba jugando a escribir, así que nunca me paré a pesar en los fanfics que había dejado atrás o lo que podría venir más adelante. El reto era escribir una novela, terminarla y, que además, mis amigos la disfrutaran.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Puedes contarnos un poco de la trama de La Heredera para aquellos que aún no la han leído y se sienten atraídos por este género?

Andrea Chapela - La heredera cuenta la historia de Erick, un muchacho que se muda con su abuelo a un pueblo aparentemente aburrido. Una tarde conoce a Irene, quien le causa tal impresión que no se la puede sacar de la cabeza. Cuando él por fin se acerca ella comienza a contarle la historia del mundo que ella inventó Vâudïz donde vive la princesa Nannerl, quien se escapa de su castillo para averiguar qué sucedió con la magia.

Mientras la historia de Nannerl se desenvuelve y la amistad de Erick e Irene crece, extraños sucesos comienzan a rodearlos. Un hombre los ataca, los persigue y le dice a Irene que puede llevarla a Vâudïz, de donde él proviene.

Sin embargo, ni Erick ni Irene, ni siquiera Nannerl, tienen idea de lo conectadas que están sus vidas y las consecuencias que tendrá el primer encuentro de Erick e Irene. Será demasiado tarde cuando se percatén de que están inmersos en una aventura que no esperaban, no querían y de la cual no saben cómo salir.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Qué tiene de diferente La Heredera a los otros libros del género y en especial a aquellos que hablan de otros mundos? O sea, ¿Por qué tendríamos que comprarlo? ¿Qué es lo que lo hace especial?

Andrea Chapela- Cada mundo de fantasía es distinto y cada autor le dará un nuevo giro a cosas que ya se han visto antes. No leer un libro de fantasía, porque ya haz leido otros es como dejar de ir a Italia porque ya fuiste a Rusia. Las dos son capitales del mundo, pero hay muchas cosas que las separan. Algo similar sucede con la fantasía. Aunque la idea más grande (2 jóvenes se conocen y comienzan una aventarua en otro mundo) parezca familiar, no quiere decir que los detalles lo sean.

Creo que lo que separa la saga de otras son las respuestas que da al origen y empalmamiento de los distintos mundos. Son cuestiones profundas de la trama, que supongo que a nadie le caería en gracia que le arruinara ahorita, pero creo que el origen de Vâudïz, así como los papeles de Erick, Irene y Nannerl en la historia no se han visto antes (o por lo menos eso espero).

Es una historia que se cuenta en varias lineas de tiempo y espacio a la vez, llena de enigmas, donde los más pequeños detalles pueden ser muy importantes en el siguiente libro y que, según me han dicho, te mantiene en suspenso hasta el último instante y queriendo más. Te aseguro que las cosas no terminarán como esperas.

Además, tiene una gran portada, ¿no?

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Cómo tomas algunas de las comparaciones que hacen medios comparándote con J. K. Rowling o considerándote “la heredera mexicana de Harry Potter”?

Andrea Chapela- Me incomodan y me alegran por igual. Me alegran porque ya desearía yo convertirme en alguien con el significado que tiene JK Rowling, no necesariamente escribir como ella, pero sí el poder decir que a esa cantidad impensable de personas les interesa lo que tengo que decir. Me incomóda, porque sé que no es nada cierto y que tiene que ver más con los medios, que conmigo. Soy de los primeros autores mexicanos que deciden tomar el género desde la salida de Harry Potter y el hecho de que declare que gracias a este libro comencé a escribir hace que la conexión sea… normal, supongo.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Cuáles fueron los libros y los autores que te han marcado como escritora? ¿Hay alguno en especial que haya hecho decidirte por la escritura?

Andrea Chapela- Hay muchos, en muchos momentos. El primero del que estuve conciente, por supuesto, fue Harry Potter. Con él comencé a leer en serio y comencé a escribir. Fue un libro que me acompañó desde pequeña y que me abrió el mundo de los libros.

Lei la Matería Oscura gracias a que una amiga trajo los libros de España antes de que llegaran a México y fue entonces que decidí que quería escribir fantasía. Con la Matería Oscura aprendí cómo llevabar varias líneas de tiempo y que los finales tristes son, a veces, la única opción.

Luego leí mucha fantasía, todavía la leo. La reina de la Laguna, una trilogía de Kai Meyer, me mostró que no hay cosa que no puedas escribir ni límites para la imaginación. Y el Dueto “Dreamhunter” de Elizabeth Nox me hizo percatarme de las otras maneras que uno puede escribir fantasía sin tener mundos fantásticos o criaturas mitólogicas. Sólo se necesita algo especial, fuera de la normalidad.

Mientras tanto leí otras cosas. Los libros de Agatha Cristie me enseñaron como funcionaba el misterio y el suspenso y no me dejaban dormir por el temor de que alguien llegara a matarme de forma brutal. Me encantan las novelas de misterio, soy gran fan de Conan Doyle.

También se entremezclaron algunos libros “en serio”. De estos hay algunos que permanecen en mi memoria nítidos y que me han dado mucho. La ciudad y los perros de Vargas Llosa que me hizo ver que cómo dices las cosas puede ser tan importante como el qué dices.

Y por último (porque esta lista ya es muy larga), “Pánico o peligro” de María Luisa Puga fue el primer libro que analicé con verdaderas herramientas de narratología. Gracias a ese libro y a los exaustivos análices que mi profesor de Literatura me impulsó a hacer para un trabajo de investigación aprendí las cosas profundas que puede haber en un libro, de las que el autor tal vez no está conciente, pero que se cuelan para darle mucno más sentido. Eso y que tal vez, para mi pesar, la literatura femenina sí existe.

He leído tanto como he podido desde Harry Potter. Me doy cuenta de que hay libros que me marcan en el instante que los leo y otros, que hasta mucho más tarde, me doy cuenta que han dejado su huella en mí. Todavía soy muy joven, me queda mucho por leer, mucho por aprender y, espero, muchas más marcas para mi escritura.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Cómo es el proceso por el cual te das cuenta que querías ser escritora? ¿Piensas incursionar de ahora en más en el mundo literario o crees que tienes otro destino en este mundo?

Andrea Chapela- Desde muy chica, desde antes de comenzar a leer me gustaban las historias, que me las contaran o inventarlas para jugarlas con mis amigos. Eventualmente crecí y mi madre dejó de conatrme cuentos, mis amigos ya no quisieron correr por mi jardín jugando a las histroias que se me ocurrían. Entonces comencé a leer y encontré otra forma de que me contaran una historia. Después comencé a escribir y pude volver a imaginarlas y contarlas yo.

Supongo que en algún momento antes de dejar los fanfics decidí que quería escribir. Tenía las fantasías de algún día escribir algo y publicarlo. Luego vino La Herdera y después los largos años de espera por la publicación. Creo que fue durante ese tiempo, antes de que supiera que iba a publicar, cuando ya había salido del vórtice de creación y estaba batallando con el segundo libro que me di cuenta que quería escribir de verdad. Seguramente, tiene mucho que ver el hecho que comencé a llevar clases de literatura de verdad en la escuela. Llevé literatura en los tres idiomas de la escuela (alemán, inglés y español). En algún punto entre el primer y segundo año de prepa concideré por primera vez en mi vida seriamente estudiar literatura. Me gustaban las clases, el análisis y leer, sobretodo leer cosas tan distintas a lo que había leído antes y comentarlas con todos. Creo que fue hasta entonces que pensé realmente que quería ser escritora, probablemente en primero de prepa me di cuenta que no podía estar sin escribir, que me gustaba, me llenaba. Y no sólo eso, escribir me había dado una identidad, me había hecho encontrarme conmigo y no podía ya pensar en ser yo sin escribir. Ya antes lo había querido y lo había soñado, pero para el segundo año de prepa cuando ya tenía el contrato de Vâudïz, cuando todo comenzaba a parecer de alguna manera más real, me di cuenta que era algo que necesitaba, que no dejaría de hacer pasara lo que pasara con la primera publicación.

Ese sigue siendo mi sentimiento hoy, a pesar de que he aprendido que el negocio editorial ES un negocio y que tiene poco del romanticismo que le imaginé. El punto es vender los libros, llegar a los lectores… A pesar de que tuve un bloqueo de más de ocho meses, sentí por primera vez la presión de tener una fecha de entrega, de tener que trabajar para sacar un libro, tener que sentarme sin importar la pereza, la vida social, mis otros intereses a escribir algo que no salía. Mi perspectiva de escribir ha cambiado, me doy cuenta que uno necesita mucha más disciplina de la que pensé que se necesitaba cuando tenía 15 años y las cosas sólo salieron fáciles. Hay que aprender a escribir sin importar cómo te sientas, qué te está pasando o si hay inspiración. Uno escribe. No es tan pesado como suena, es sólo distinto y mucho más gratificante. Porque al final, cuando el libro sale, cuando queda uno piensa en el trabajo que le puso y se siente más orgulloso. Y sí, a pesar de todo eso, quiero escribir, quiero mejorar, quiero aprender y, algún día, espero poder vivir de ello.

No sé si hay otro destino para mí. Estoy estudiando química, sí, porque aunque quiero tomar literatura como segunda carrera a la larga, pero quiero primero terminar la saga. Luego me volcaré en mejorar, ponerme nuevos retos e intentar evolucionar.

Por lo demás, tengo apenas 20 años. Seguiré escribiendo y ya veremos que pasa.



Joaquín Pérez Iturralde- ¿Cómo es la literatura en tu país? ¿Los jóvenes leen? ¿Cuáles son los autores más simbólicos de México y cuáles son de tu agrado?

Andrea Chapela- En México es normal que se oiga la queja de que los jóvenes no leen. De mis amigos yo era la rara porque siempre cargaba con un libro en la mochila. Sin embargo, hay varios raros por allí e hijos de raros a los que sí les gusta la literatura. Me encontrado con muchos jóvenes que leen, que me preguntan si he leído a Laura Gallego o a Tolkien y que quieren platicar de lo que leen. Aun así, no hay cultura del libro como en otros paíces y es díficil que la gente decida comprar libros y leerlos.

Supongo que dos autores simbólicos son Octavio Paz y Carlos Fuentes, entre muchos otros. El primero porque ganó el premio novel y el segundo porque es un autor reconocido a nivel mundial. Del primero he leido algunos ensayos y del segundo una de las novelas menos famosas.

De los autores mexicanos me encanta José Emili Pacheco más que los otros dos, que también ha ganado varios premios importantes, y creo que Batallas en le desierto es una joya. Ibargüengoitia me parece uno de los autores con más sentido del humor que haya existido y me gustan muchos sus libros. María Luisa Puga me gusta mucho, he leido varias de sus novelas, pero no es muy conocida en México.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Piensas incursionar en otros géneros literarios que no sean la fantasía o la ficción?

Andrea Chapela- Tal vez. No sé hacia donde me lleven mis intereses. Tal vez algún día termine uniendo mi carrera con mi mayor pasión y haciendo divulgación científica que es algo que me interesa mucho, no lo sé. Por otra parte, creo que mis libros dejaran de ser tan fantásticos o que usaré los elementos de fatansía de otra manera. No lo sé. Supongo que cuando termine Vâudïz lo aberiguaré. Iré a donde las historias me lleven.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Cuáles son tus proyectos para una vez terminada la tetralogía?

Andrea Chapela- Trato de no pensar en ellos. Tengo muchos, todo el tiempo se me ocurren ideas, así que las escribo y las dejo ir. Mi prioridad es entregar el tercer volumen en febrero y escribir el cuarto en cuanto la universidad me lo permita (probablemente vacaciones de verano) y así terminar por fin con Vâudïz. Hasta que termine, creo que no debería pensar en otros proyectos, no vaya a ser que me den ganas de escribirlos y no pueda entregar en la fecha que me toca. Además, sé que si no termino la saga, no terminaré nada más. Así que, como dije, trato de no pensarlo, pero definitivamente quiero seguir escribiendo.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Por qué leer y por qué escribir un libro?

Andrea Chapela- Yo creo que es importante leer porque abre nuestra mente a personas y lugares que podríamos no conocer de otra forma. Hay libros de todo tipo, que creo que cada persona puede encontrar algo qué leer, que le hable directamente. Hay que leer porque creo que somos menos humanos si no lo hacemos, si no apreciamos una más de las expreciones del alma y el pensamiento. Los libros son conocimiento, la manera de crecer en el mundo. Y no hablo sólo de la literatura, sino de los libros en general, que son un símbolo de la expresión y el conocimiento que ha generado el hombre en le tiempo. Además, es terriblemente divertido y un pasatiempo que tiene miles de presentaciones.

Ahora, ¿por qué escribir? Mi primera respuesta es: ¿por qué no? Escribir es dejar una constancia de nuestros pensamientos y creencias, algo que puede segurise a través del tiempo. No sólo en novelas, sino en ensayos, artículos o hasta blogs. Del mismo modo que el mundo cambió cuando comenzamos a hablar, cambió cuando comenzamos a escribr, a dejar huella de que ahí estuvimos, ahí pensamos, ahí sentimos. Se necesita que la gente escriba, que se comunique y que deje de tenerle miedo a la palabra escrita, que se atrevan, porque todo mundo tiene algo qué decir, no importa qué tan interesante sea para los demás, es el decirlo lo que importa, el colocarlo allá afuera como prueba de que somos alguien.

Joaquín Pérez Iturralde- ¿Cómo crees que influyen las nuevas tecnologías en la literatura?

Andrea Chapela- Creo que las tecnologías han abierto nuevos mercados, no sólo el de los libros electrónicos, sino oportunidades como lulu o bubok. Creo que gracias a las nuevas tecnologias será más fácil que la gente tenga acceso a todo tipo de libros en cualquier lugar, pero no creo que el libro electronico supere al papel, será sólo una opción más.

Yo creo también que las nuevas tecnologías han acercado al mundo, les han dado la oportunidad a muchos escritores de publicar de otras maneras y han abierto nuevas maneras de expresión. El blog por ejemplo. La tecnología permite escribir y compartir ideas mucho más eficientemente y con mucha más gente que antes. Creo que hay que aceptarla y unírsele porque es lo que regira la menera de comunicarnos en el futuro.

Además, ¿cómo puedo yo tener nada menos que una opinión favorable? Comencé a escribir gracias a las nuevas tecnologías. No creo que hubiera llegado tan lejos, de no ser porque alguien en España me dijo en un foro que escribía padre y yo le creí. No sólo han acercado a mucha gente a los libros, en general a la palabra, aunque sean sólo 140 caracteres como en twitter.

3 comentarios:

Mientras Lees dijo...

Me ha encantado la entrevista, muy completa y larga, ¡me ha encantado leerla!

Anónimo dijo...

Muy buena entrevista, muy bien redactada. Las preguntas son las corectas y las contestaciones muy buenas también!

Anónimo dijo...

la entrevista fue genial no y no quiero que le incomode a Andrea paero me identifico mucho con ella mas en esta entrevista y en su biografia de hecho mi mama tambien la leyo y me dijo lo mismo pero jamas te igualare yo solo tengo trece eres genial mis respetos
saludos desde oaxaca mexico