lunes, 15 de febrero de 2010

Entrevista con Sandra Comino


Tenemos la excelente entrevista con la autora argentina Sandra Comino, donde nos habla de sus obras, sus apresiaciones sobre las nuevas tecnologías, sus influencias literarias, y sobre todo la considero una autora a seguir para los escritores noveles o aquellos lectores que quieren empezar su camino en la escritura.

Joaquín Pérez Iturralde - ¿Cuáles fueron los referentes en tu juventud?
Sandra Comino – Sin duda desde muy pequeña disfruté los clásicos de la Literatura Universal. Los cuentos de Grimm, Perrault, Andersen y Las Mil y una Noches fueron libros que cayeron en mis manos y gracias a ellos descubrí otros mundos. Mi libro preferido a los ocho años, que releía casi hasta el hartazgo, fue El mundo encantado -una edición de Editorial Sigmar-, que hoy tengo en mi biblioteca un poco deteriorada por el uso. Me seducían varias cosas de uno de los cuentos: “Las doce princesas bailarinas”, sobre todo la desobediencia de las hermanas que todas las noches de su vida bailaban hasta destruir sus zapatos.
Los libros de la colección Robin Hood de Editorial Acme, fueron lecturas de infancia. Las hermanas Brönte: Charlote con Jane Eire y Emily con Cumbres Borrascosas. Luego Heydi de Juana Spyri y su continuación Heidi y Peter y Los hijos de Heidi, escritos por otro autor: Charles Tritten. Que un autor pudiera continuar una obra de otro era algo que no conseguía comprender. Pero fijate qué detalle, me fijaba en el nombre del autor.
También, recuerdo las novelas de Louisa Alcott, por ejemplo, que me duraban nada, las leía en dos días.
En mi juventud leí a José Mauro de Vasconcelos, Jorge Ábalos, Horacio Quiroga, De Amicis, Dickens, Jonathan Swif, Mark Twain, José Mármol, Jorge Isaacs y todo lo que se me cruzara. Me gustaba la novela romántica que a veces releo. Luego García Márquez, Isabel Allende, Cortázar y más tarde Proust, Flaubert, George Sand, Jane Austen, Tolstoi, Gorki, y podría seguir. Como verás una verdadera mezcla.
Joaquín Pérez Iturralde - ¿Puedes hablarnos de tus próximos proyectos? ¿Cuánto sueles tardar en escribir un libro?
Sandra Comino - Siempre estoy inmersa en varios proyectos. Escribo en simultáneo y en forma absolutamente anárquica, con lo cual a veces tengo tres o cuatro libros a la vez. Precisamente por este motivo tardo mucho tiempo en terminarlos y después salen dos o tres juntos. Nunca dedico todo el tiempo a un solo libro, salvo que sea de información, pero aún así siempre tengo ficción dando vueltas. Por ejemplo, Así en la tierra como en el cielo, La casita azul, La enamorada del Muro, El Pueblo de Mala Muerte y Nadar de Pie (que saldrá en abril), fueron simultáneos, aunque la diferencia en la aparición editorial tiene años entre ellos.
Puedo tardar aproximadamente diez años en terminar una novela y dos o tres con los cuentos. No muestro nada que no haya reposado. Y algunas excepciones como Idas y vueltas, o Del otro lado del Océano los escribí de un tirón. Con La Bruja del Laurel (novela inédita) y otra que no le encuentro el título, tardé tres. Pero en general me tomo tiempo. No me urge publicar, por eso doy clases o ejerzo el periodismo. Ahora estoy terminando dos novelas que empecé en el 2003.
Joaquín Pérez Iturralde - Si fueras un lector, y te encuentras con tus libros (aunque lo escribió un supuesto autor), ¿cuál leerías primero?
Sandra Comino - No lo sé. Siempre le digo a mis lectores que con tanto que hay para leer, no sé como me leen a mí. Pero supongo que debo responder a tu pregunta y el orden en el cual fueron publicados mis libros está bien. Con lo cual Así en la tierra…, La enamorada del muro y La casita Azul, podría ser un buen comienzo.

Joaquín Pérez Iturralde - ¿Cómo es la educación literaria en tu país?
Sandra Comino – Si te digo que no lo sé, estaría repitiendo mi respuesta. Desde el Estado, la educación literaria, si se quiere, puede ser que se haya iniciado con los Planes de Lectura. En los últimos años se viene trabajando mucho pero la década del noventa fue tan nefasta que aún no se pueden ver los resultados. En mi época de escuela primaria la educación literaria dependía de la historia individual, del profesor, en última instancia del mediador. Yo tuve tías que me regalaban libros, bibliotecarias apasionadas en mi escuela, profesoras de Literatura que me han marcado absolutamente. Pero no se puede generalizar. Aún hoy a profesoras del secundario que entran a los gritos el primer día de clase quejándose de que los jóvenes no leen, sin conocer nada del grupo al cual se dirige. Y te lo cuento porque le ha pasado a una de mis hijas, que es una lectora brillante, que tiene un recorrido lector que supera al mío cuando tenía su edad, y ella porque es educada no le respondió a esta profesora que en el siglo XXI actúa de esa manera y te estoy hablando de un Colegio Nacional en Devoto, en ésta época. Un docente con ese discurso es quien derriba la educación literaria y todo placer por leer y creo que las escuelas secundarias están pobladas de adultos que violentan con su palabra a los jóvenes. Por suerte, están los apasionados como los que tuve yo y los hay también porque viajo mucho y los veo.
Joaquín Pérez Iturralde - ¿Cuáles son tus objetivos como escritora?
Sandra Comino – Jajaja te iba a decir de nuevo no lo sé. No tengo objetivos como escritora más que ser honesta con mi ideología y trabajar el lenguaje como una obrera de la palabra. No sé si lo logro. No sé si esos serán los objetivos de un escritor. Pero escribo para vivir y vivo para escribir. Y además lo hago para no morir. También para comer y pagar mis impuestos.

Joaquín Pérez Iturralde - ¿Recorres el país vendiendo tus libros o le dejas las ventas las librerías? Digo, hay autores que llevan sus libros a sus presentaciones para aprovechar la oportunidad de vender.
Sandra Comino – Recorro el país pero no vendo personalmente mis libros. Yo no puedo vender nada. Cada vez que llevo libros los regalos. Nunca voy a ser rica, de eso estoy segura. Admiro a los autores que pueden hacerlo. Yo no nací para eso. Creo que los libreros hacen muy bien su tarea como para invadirlos. Soy un desastre como vendedora, te lo digo porque ni siquiera sirvo para vender cosas usadas. Si cambio la heladera, la vieja la regalo. No sé vender. Y creo que así soy feliz.

Joaquín Pérez Iturralde- “En la tierra como en el cielo” ha tenido quizás más repercusión que tus anteriores publicaciones, ¿a qué se lo adjudicas? ¿Qué hace especial a “En la tierra…” en comparación a otros libros del mismo género?
Sandra Comino – Creí que la novela que más repercusión tenía era La casita azul. Pero quizás es porque La casita se publicó en Canadá, Brasil, España, Cuba y afuera me conocen más por esa novela o La enamorada del muro, que originalmente ganó un premio en el Fondo de Cultura de México, y luego se editó en Canadá, también, ilustrada por Max, un ilustrador español que admiro mucho, que suele dibujar en el diario El País. Pero Así en la tierra…, tiene su recorrido. Vio la luz en Colombia. Mis primeros libros se publicaron afuera antes que en mi país. Y Así en la tierra… fue mi primera novela así que hay una parte entrañable en sus páginas, de mucho taller literario, de mucha lectura en voz alta y mucha corrección. En especial estoy muy agradecida con Mariana Vera la editora actual quien me ayudó a revisarla para la actual edición. Pero no puedo olvidar su primer editor, Antonio Santa Ana que fue como el padre de esa novela que no encontraba editor.

Joaquín Pérez Iturralde - ¿Cuáles son los géneros que te gustaría escribir?
Sandra Comino – Me gustaría escribir poesía, guión y teatro. En verdad escribo pero no muestro esa parte de mi escritura.
De todos modos, me gusta la novela. Me fascina. Adoro escribir novela. El cuento me cuesta un poco más. Y el ensayo lo estoy transitando. Quien sabe el guión es un desafío a futuro. Pero Poesía y Teatro quedarán solo para mi.

Joaquín Pérez Iturralde - Ante los momentos complicados del mundo, a los que todos estamos afectados: ¿Es difícil vivir de la literatura? ¿Qué le dirías a un joven que quiere ser escritor?
Sandra Comino – Creo que es difícil vivir en este mundo te dediques a lo que te dediques.
Siempre les digo a los chicos que hacer lo que a una le gusta es más llevadero. Pero son decisiones que hay que tomar en la vida y hay muchas personas que no tienen esa oportunidad y sencillamente no pueden. Yo no soy una persona consumista, aunque me gusta vivir bien, priorizo el interior al exterior. La carrera de escritor no se hace de un día para otro. El proceso es largo, hay que ser muy paciente. No todos – por no decir nadie- tienen el resultado económico de la autora de Harry Potter. Yo vivo de la escritura, de mis clases, y ejerzo el periodismo, como te contaba. Es un combo que no cambio. No traicionaría mi ideología, ni mi producción por estar mejor económicamente. Pero me siento plena haciendo lo que hago. A un joven escritor le diría que si quiere serlo deberá creer en su escritura, leer mucho, por no decir TODO, saber esperar, disfrutar del lenguaje y tener poca ansiedad.
En realidad nadie que no sea lector empedernido logrará ser un escritor. Y no dije buen escritor.

Joaquín Pérez Iturralde - A tu criterio, ¿cuáles son las ventajas y las desventajas de la expansión digital de la literatura?
Sandra Comino - Creo que todo suma. Los chicos y jóvenes que tienen acceso a esta era digital leen mucho más que cualquier ser humano de otras décadas porque ahí todo tiene que ser leído. No hay otra, como dicen los chicos. Cambia el soporte, nada más. La imprenta en su momento despertó polémicas. Después de todo Shakespeare, Sor Juana o Louise Alcott escribían con pluma. ¿Y qué diferencia hay en leerlos en manuscrito que en un libro impreso? La misma que habrá con los libros digitalizados. No hay que poner obstáculos a los avances, sino acomodarse a ellos de la mejor manera. Aunque los lectores de libros de papel necesitan el olor del libro, escribir anotaciones, subrayar y todas esas cosas que hacemos los que no sabemos vivir sin libros.

0 comentarios: