domingo, 9 de enero de 2011

Librerías de saldos: ¿negocio o tradición?

Suele decirse que en Japón conseguís notebooks como libros en la calle Corrientes de Buenos Aires. Los precios marcados en las portadas o primeras hojas de los libros van de los $3 (0.58) a $25 (4.86), teniendo un común denominador para los clásicos de $15 (2.91).

Basta poner en Google “Librerías de saldos” para que aparezcan 296.000 resultados en 0.10 segundos. Unas cinco cuadras son las que concentran la  mayor cantidad de librerías de saldo, chicas y sin un lujoso mantenimiento, aglomeran unas tres o cuatro por cuadra.

La experiencia de muchos lectores ante la frustración que es ver los altos precios que los mercados editoriales de moda imponen a sus libros, nunca menos de $50 (10€), tiene como resultado final el escape de compras que los empedernidos y tradicionalistas lectores hacia las librerías que ofrecen libros con ediciones viejas, usados o imperfectos.

Entrar a observar el material que una librería ofrece sobre la calle Corrientes y no salir con una bolsa de tres libros, gastando solo la plata que tenías para un taxi, realmente es un lujo para todo lector de alma, que se atrae por el marketing pero no se engaña, que busca los autores y los estilos imperantes entre los materiales más enraizados.

Mi experiencia personal demuestra que puedes encontrar grandes novedades, también, en las librerías analizadas: he conseguido “Perdona si te llamo amor” de Federico Moccia a $15 (2.9). Lo doné a la biblioteca de mi pueblo por tres motivos: todavía no ha llegado a Argentina, es un fenómeno en España y sería requerido cuando llegue por los visitantes de la institución. Cuando titulé mi entrada “Perdona si te llamo amor: A TRES EUROS”, tuve un boom de visitas, no solo visitando el blog sino entrando luego directamente a la entrada unas 985, cuando mis números nunca superaban semanalmente ese número.

 Lo mismo me pasó con el argentino Javier Sierra, con su novela “La dama azul”, que tiene una trama muy Dan Brown. Lo vi mucha veces en la librería “Dickens” (Av. Corrientes 1375) a $15 (2.9). Estuve mucho tiempo tentado, pero ya tenía muchos libros acumulados para leer en tan solo dos meses de vacaciones. Cuando vine a mi pueblo lo vi en la biblioteca, y  no tuve mejor pregunta que decir “¿Cuánto te salió?”. Me contestó $70 (1.6€) y cuando le dije el precio en la librería de saldos no podía creerlo.
Si me dedico a hacer estos análisis es porque me gustaría, de tener una editorial grande como Planeta o Sudamericana, replantearme cómo seguir editando; y si tuviera cadenas de librerías como Cúspide y Yenny, qué atención dar.

¿Cuál es el problema con las grandes cadenas de librerías? Piensan que un libro es un microondas o un celular. En muchas tienes que hacerles señales de humo a los empleados para que te atiendan y en otras son tan cargosos (molestos) para “encajarte” un libro que terminas yéndote. Esto, sumado a los altos precios que ofrecen, es la ecuación perfecta para disparar a otros locales más chicos, que siguen siendo atendidos por libreros de tradición, que entienden las necesidades del lector como nadie.

Sin dudas, las librerías de saldo tienen su alza en las ganancias comerciales, quizás porque el poder adquisitivo no alcanza para comprar las primeras líneas de libros o quizás sea por la buena atención que ofrecen. En cualquier caso, sin duda es un negocio que permanecerá por muchos años como costumbre en Buenos Aires, y que, a mi entender, debe empezar a extenderse por todos lados. 

4 comentarios:

Lara D dijo...

Justamente el año pasado en la feria del libro en el stand de Dickens consegui el perdona si te llamo amor. Cuando vi el precio no lo podia creer me lo lleve de una. No iba a dejar pasar esa oportunidad.

Hace mil años que no paso por la calle corrientes. Pero será cuestión se darme una vueltita sin falta en este verano y hacerme de por lo menos una bolsa con tres libros. ^^

Melissanh dijo...

Me pareció muy interesante el post. Definitivamente algún dia de estos me pasearé por Corrientes en busca de libros.
Perdona si te llamo amor, no lo pude conseguir ademas del exorbitante precio que me pareció una locura.
Beso!

Joaquín Pérez Iturralde dijo...

Si no recuerdo mal, "Perdona si te llamo amor" lo encontré en Dickens. Ahí suelen tener buenas novelas a comparación de las otras, o por lo menos de editoriales más conocidas.

Anónimo dijo...

Excellent post. I was checking constantly this blog and I'm impressed! Very useful info particularly the last part :) I care for such information much. I was seeking this particular info for a very long time. Thank you and best of luck.
Here is my web blog ... ridiculously photogenic guy